Modificación de hábitos

El ser humano es un animal de costumbres. El hábito permite liberar la atención de tareas rutinarias para poder utilizarla en situaciones nuevas o mas importantes. Muchas veces no se adquieren los hábitos positivos que ayudarían a tener una vida más satisfactoria y un mayor bienestar, sino que se repiten conductas o tics inapropiados, que una vez instaurados pueden generar malestar y problemas. Cuando el hábito está ya establecido resulta dificil de cambiar o eliminar con la mera fuerza de voluntad.

castle-1194624_1920

Tipos de hábitos

De forma general, se pueden clasificar los hábitos en dos grandes grupos:

  • Hábitos nerviosos o tics, conductas repetitivas impulsivas de tipo motor o fónico, que pueden ser contracciones simples como el guiño de ojos, parpadeo, encogimiento de hombros, sacudidas de la cabeza, rechinar de dientes (bruxismo), etc., o más elaborados como la tartamudezmorderse las uñas (onicofagia), arrancarse el pelo (tricotilomanía), etc. Suelen aparecer en la infancia y desaparecer en la adolescencia, y un pequeño porcentaje persiste en la edad adulta.
  • Hábitos o conductas complejas que nos causan dificultades en nuestra vida, como son hábitos alimenticios incorrectos (dificultad para seguir una dieta específica o alimentarse saludablemente), de ejercicio físico, de estudio (dificultades para estudiar de forma regular o para concentrarse, estrategias de estudio poco productivas…) o de trabajo (postergar las tareas, mala gestión del tiempo, facilidad para distraerse), etc.

sky-1450789_1920

Principios de la modificación de hábitos

Los métodos más tradicionales de premio y castigo parecen tener una utilidad limitada para solucionar problemas de hábitos y tics, especialmente en personas adultas. En general se puede decir que las dos fuerzas que dirigen nuestra conducta, y en definitiva nuestra vida, son la evitación del dolor y la búsqueda del placer. La utilización de estos principios junto con estrategias y técnicas de psicoterapia e hipnosis ericksoniana, adaptadas a la persona y al hábito específico, permiten conseguir una modificación de hábitos de conducta y supresión de tics rápida y eficazmente.